Buscar este blog

viernes, 19 de julio de 2013

Danzas Fúnebres a Anacaona


Damocles Méndez Rosado.

Cuando murió Anacaona,
las danzas alegres de los areitos
se convirtieron en rosario lúgubre
de llanto y dolor.

los manantiales, detuvieron  sus cauces
Para que la sangre como torrente de ignominia
Sustituyera el rocío de la mañana despertada
En flores cadavéricas.

El holocausto del Jaragua, desvistió
El velo purpurado de la cruz que llevas
El epitafio de la desvergüenza.

Anacaona
Redime en la horca la inocencia
De su raza.

Salvajismo y barbarie cubren
Con lágrimas  el rostro de la reina
La doncella del Maguana.

Diosa impoluta de un remanso
De vírgenes florecidas en los
Riachuelos

Y en la desnudez que prodigias
La naturaleza

Silueta rítmica que trina en la
Plaza la danza del areito.

Te cubre un arco de ninfas
Que cantan en tu trono
La belleza del Maguana

Danza, goza, te alegras
Y mueve tu cuerpo de
Diva enamorada del canto
Del Maguana.

Reina del oro convertida en desgracia
Añora en tu  corazón, la nostalgia
De la matanza del Jaragua.

 reina desventurada
Por el anatema de los vencedores
Flor que renace en la conciencia
Cremada en la hoguera.

Cuerpo mustiado por al lazo que constriñe
Con dolor el suspiro de vida, asfixiada 
La vida de las doncellas del Maguana
Fulminada la inocencia desnuda en la
Fragua del llanto
Quejidos quebrados en el extravío
Del dolor

 Llevas en tu epidermis  el éxtasis
de cautivos antojos de imaginación
Sensual.

Tu cuerpo pincelado con la maestría
De un divino genial, ampulosa  en el
Ritmo erótico,  en el danzar, absorbente 
en la mirada  seductora, en los
Movimientos corpóreos de los areitos.

Diva marchitada entre llantos y dolor.
Hoguera infernal y lazo que yuguló las
Vírgenes del Maguana entres lágrimas
de suplicios que bañaron la plaza
de tétrico horror.

Llantos de inclemencia ahogados en
El fuego que calcinó la inocencia de
Cuerpos virginales de doncellas
Consumidas en la fragua del dolor

Arrebato pasional del intruso mensajero
De holocaustos.

Cuando murió Anacaona las vírgenes
del Maguana se ahogaron en lágrimas,
en rocio sin mañana


 



No hay comentarios: