Buscar este blog

Cargando...

jueves, 16 de diciembre de 2010

Barriga Verde



José Enrique Méndez Díaz

Un análisis de componentes a la expresión “Barriga Verde”, usada para hacer referencia a los munícipes de San Juan de la Maguana, República Dominicana, arroja como rasgo de significación distintas percepciones y creencias modificadas con el transcurrir del tiempo.

La expresión usada como Mote, analizada en su contexto social por E. O. Garrido Puello, en la Obra “Espejo del Pasado”, fue en el inicio, por muchos años “una expresión indelicada y desdeñosa” a la vez que “injuriosa y perturbadora”.

La razón de la expresión del “burlesco y peyorativo mote” más socorrida sobre “Barriga Verde” identifica como significado un Estigma Ligado sin lugar a dudas al LOCALISMO y las RIVALIDADES DE CASTAS, entre “Azuanos mestizos y mulatos en su gran mayoría, y sanjuaneros blancos en su totalidad”.

Dos castas provenientes de la destrucción de Azua, cuando el terremoto de 1733, que “por cuestiones de privilegios no se pusieron de acuerdo y los de la secundaria, que incluía mulatos, fundaron la nueva ciudad de Azua, mientras que la primaria, todos blancos y ricos, se marcharon para el interior refundando a San Juan de la Maguana.
Al respecto Don Carmito Ramírez, nos narra: “así era la población de orillas del río Maguana. Pero si era verdad que brillaba su blancura, en cambio sus atavíos y empaque no estaban a tono con lo chic de los azuanos, sus modales resultaban torpes y amañados, parecían aldeanos cohibidos frente a los desenvueltos y educados mulatos de Vía, en aquella pasada época”. (..) Así por ejemplo: las camisas de los sanjuaneros, bastante mal cortadas y no muy bien cosidas, solamente tenían tres botones en la pechera; y por ello, cuando alguno se sentaba, la camisa se abría a trechos; y como los dueños no usaban camisillas porque tal pieza interior no formaba parte de su ajuar, dejaban al descubierto parte de las blancas barrigas más blancas en aquellos tiempos de sempiternas lluvias en San Juan de la Maguana. Por lo general aquella gente iba descalza en su casa u en su pueblo, y tomaba en hatos y caseríos la leche cruda de sus vacas, y no existían las complicadas medidas sanitarias de la higiene moderna; de modo que, muchas veces, estos blancos malsanos estaban pánfilos, y por las aberturas de sus camisas se les destacaban en sus barrigas el azul verdoso de sus venas (...) La expresión “barriga verde” hizo correr mucha sangre entre azuanos y sanjuaneros.

En cualquier lugar donde se hallaban y se reproducía la “mala palabra”, según se le llamaba, motivó luchas individuales y colectivas”.

Al decir de E. O. Garrido Puello otro mote fue empleado por los Azuanos orgullosos de la cultura superior que cosechaban de su privilegiada condición de ciudad con puerto de mar, llegando a llamar a los sanjuaneros “peluses”.

“El origen de esta expresión es más reciente y se originó por la costumbre que tenían los sanjuaneros cuando visitaban la cabecera, ya en funciones de electores o en sus negocios, de copar las barberías para recortarse el pelo., los sanjuaneros por siglos durmieron en la indolencia, solo sacudido por la tragedia que para sus vidas y sus intereses representaba la vecindad de Haití”, comentaba Badín.

Transcurrieron los años y las diferencias, llegaron a ser cada vez más localistas, llegando el mote de barriga verde a propiciar muchos conflictos y odios regionales.Popularizándose desde entonces la expresión “Se han dicho hasta barriga verde”.Fue lucha incomprendida, luchas individuales y colectivas entre rivales azuanos y sanjuaneros, que “sólo la cultura y el progreso han hecho desaparecer desde hace algunos lustros”.-La comprensión y la cultura, apunta Don Badín, “han convertido la mala palabra en una expresión de orgullo para los sanjuaneros: todos alardean ya, con la frente alta y el corazón en la mano, tener la barriga verde. La traducen como manifestación de responsabilidad, fundada en la honestidad de sus acciones, en la lealtad de sus principios, en su consagración al trabajo honrador y digno y en su probado valor físico y moral. E. O. Garrido Puello es el responsable de que la palabra barriga verde dejará de ser peyorativa, cuando ocupó posición política señera muy joven, para limar asperezas regionales en todas las oportunidades propicias alardeaba de tener la barriga verde. Su actitud tuvo imitadores y la palabra dejó de ser despectiva