Buscar este blog

lunes, 28 de noviembre de 2016

En Fiesta en honor a San Miguel en San Juan

En Fiesta en honor a los espíritus, en casa de Kary Rosado ubicada en la calle 12 de julio 43a del municipio de San Juan de la Maguana; bajo el embrujo de atabales, salves, tabaco, Cerveza y Ron
Alabanzas a Candelo, a San Miguel



La autoridad y el poder de posición, el privilegio de los Luases del sur dominicano reafirmando:
".....yo soy el poder, yo soy el poder..."

miércoles, 9 de noviembre de 2016

Al: Señor Rafael E. Pineda





 Eliodoro Peralta
Distinguido Amigo:

Con sorpresa y estremecimiento he leído su “Diario de una Prisión en Chile”. Ya sabíamos de su trayectoria revolucionaria pero ignorábamos su condición de sobreviviente, de los campos de concentración, creados por la dictadura militar, tras el derrocamiento del gobierno de unidad popular....................................................................

Como olvidar su voz, en 1978 junto a Rubén Darío Ramón, desde Radio San Juan desde el programa dominical del Partido Comunista Dominicano (PCD). Esa sencillez que siempre ha sido rasgo distintivo de su personalidad, disimula muy bien las vicisitudes de su accionar político. A diferencia de muchos de sus antiguos correligionarios usted nunca ha reivindicado protagonismos o heroísmos infundados.....................................................

Su “Diario de una Prisión en Chile”, al margen del testimonio del prisionero político, refleja su sólida formación humanista. Con frecuencia su prosa se transforma en verso. En cada pagina el lector percibe la pluma de quien se aferra a la vida espiritual. Para nosotros resulta hoy risible que sus verdugos, a propósito del imaginario “Plan Z” confundieran a Jean-Paul Sartre, Rimbaud con supuestos conspiradores extranjeros. Desde luego tales acontecimientos representaron para usted y sus compañeros de infortunio, una tragedia sangrienta..................................................................................

Tenemos la impresión de que las adversidades no han menguado su alma romántica; cuando admite que pensaba “...que el desprecio por la vida era una cosa superada ya y que las guerras se hacían por amor como en las leyendas como nos cuenta Homero la guerra de Troya tras la fuga de Helena junto París...”, por supuesto la proceridad moral del Rey Priamo y de su hijo Héctor, resplandecen frente a la arrogancia de Aquiles...............................................................................................................................

Usted precisa que, luego del derrocamiento de Allende “...De las casas salen volando como pájaros miles de libros bibliotecas completas millones de libros corren a las hogueras...”, confirmando que el genocidio también fue cultural. Manifestaciones de esta naturaleza precipitaron la muerte moral y biológica de Pablo Neruda. La eterna fisura entre la barbarie y la civilización. A tantos años de transcurrida la Guerra Civil Española, la intelectualidad aún llora el fusilamiento de Federico García Lorca. “...Venceréis pero no convenceréis...” advertía Don Miguel de Unamuno a los militares franquistas que ocuparon la Universidad de Salamanca en 1939, vociferando “abajo la inteligencia”

Rafael E. Pineda, parecería que hasta en las horas de incertidumbre usted ha sido un hombre privilegiado, en la medida en que presenció y escuchó las últimas interpretaciones de Víctor Jara. Desgraciadamente también fue testigo del asesinato de aquel gigante de la canción comprometida. Afortunadamente, ya los restos de Víctor Jara fueron encontrados y colocados en el pedestal de gloria que le forjara el pueblo chileno; precisamente durante el gobierno de Michel Bachéele, gobernante de orientación socialista; confirmando el vaticinio de Salvador Allende, de que “...los procesos sociales no se detienen con el crimen ni con la muerte...”...............................

Salud y larga vida. Tenga la certeza de que su amistad nos honra......................................   



Atentamente,


Eliodoro Peralta

lunes, 7 de noviembre de 2016

El valor histórico de la Constitución de San Cristóbal.


El Manifiesto del 16 de enero de 1844.
Damocles Méndez Rosado.
2
Previó a la redacción de la primera constitución dominicana, existió en Manifiesto del 16 de enero del año 1844 en el que se establecían los lineamientos generales de carácter provisional sobre las razones de motivos para crear un nuevo Estado amparado en un documento donde se enunciaran las primeras declaraciones sobre las cuales los dominicanos sentaban las bases políticas y constitucionales para su nacimiento como nación independiente. Este manifiesto es llamado por diferentes estudiosos de la historia del constitucionalismo dominicano como un texto de carácter provisional y pre constitución. El manifiesto del 16 de enero emanó de las directrices de la Junta Central Gubernativa, gobierno provisional que dirigió los asuntos de la nación hasta tanto sea creado en forma definitiva el Estado nacional.
El manifiesto del 16 de enero del 1844, se constituye en un documento de carácter político de transiciòn, en que se amparó la Junta Central Gubernativa para desarrollar sus ejecutorias como gobierno provisional, hasta la promulgación de la ley fundamental de San Cristóbal del 6 de noviembre del 1844.
La carta magna llamada de San Cristóbal tiene su origen en el mismo proceso de nacimiento del sentido de la dominicanidad que caminó en los hombros de los hombres y mujeres que el 27 de febrero anunciaron con toque de tambores y un estruendoso trabucazo el nacimiento de la república. El manifiesto es uno de los documentos constitucionales primario orientado a dotar a la nación dominicana de un armazón político como garantía para en nacimiento de una ciudadanía construida en los lineamientos generales de los aires liberales que soplaban en el continente.
El manifiesto del 16 de enero del 1844 para diferentes autores fue el resultado de la alianza entre sectores conservadores y liberales. Se observa que entre los firmantes de este documento están los trinitario Francisco del Rosario Sánchez, Matías Ramón Mella y otros.
Este manifiesto es un documento de vital importancia en la historia constitucional dominicana por ser el primer ensayo jurídico y político en virtud del cual se trazaron los principios fundamentales de carácter provisionales y sirvió de instrumento legal para la Junta Central Gubernativa como órgano de dirección de la nueva república en su etapa embrionaria. A Este documento se le llamo Pre constitución, pues estableció los lineamientos generales previos a la elaboración de la Constitución de San Cristóbal del 6 de noviembre de 1844. La Junta Central Gubernativa legalizó sus acciones de carácter administrativo, expidió resoluciones y otras gestiones de gobierno amparada en la legalidad que le proporcionaba este manifiesto.
El Manifiesto del 16 de enero proclama la separación definitiva de la nación dominicana de Haití, enarbolando la idea de la independencia plena, bajo la organización de un Estado Republicano al tiempo que dividía la naciente República en cuatro provincias. En uno de sus párrafos este Manifiesto señalaba:
“Los dominicanos han resuelto separarse para siempre de la Repú¬blica de Haití, para proveer su seguridad y conservación constituyéndose bajo sus antiguos límites en Estado libre y soberano. El cual bajo sus leyes fundamentales protegerá y garantizará el sistema democrático, la libertad de los ciudadanos, aboliendo para siempre la esclavitud y consagrando la igualdad de derechos civiles y políticos sin atender a las distinciones de origen y nacimiento”.
Este manifiesto o declaración de derechos de los habitantes de la parte este de la isla de Santo Domingo emplea el termino separación en lugar de independencia a este respecto diferentes estudiosos del constitucionalismo dominicano sustenta la idea de que al emplear este término en el manifiesto, querían expresar que el acto de proclamación del Estado independiente de Haití y de España de Núñez de Cáceres fue el primer movimiento de la independencia nacional como lo señala.
Existe en la idea de los redactores de este documento constitucional una clara conciencia de la creación de un Estado organizado conforme a los postulados del liberalismo político. Es notoria la marcada influencia de la tradición constitucional europea y de los principales teóricos de la filosofía política que inspiró en nacimiento de los Estado moderno.

SOBRE HERENCIA Y MEDIO AMBIENTE: SOBRE LA ADQUISICION DE NUEVAS CUALIDADES Y FORMAS EN LOS ORGANISMOS


Dr. Sobieski De León Lazala(*)
Les habíamos hablado a nuestros estudiantes de las ideas rusas sobre Herencia y Medio Ambiente. Sobre Lamarck y el cuello largo de las jirafas y las patas largas de las aves acuáticas que en su adaptación al medio ambiente (morfología evolutiva) habían adquirido esas nuevas cualidades. Las jira-fas estiraban cada vez más su cuello en su intento de alcanzar las hojas más altas de los árboles, mientras que las aves acuáticas estiraban sus patas para alejar cada vez más sus alas de la superficie impidiéndoles así que se mojaran y le dificultaran su vuelo. Luego, las generaciones posteriores heredarían un cuello largo y unas patas largas adquiridas a fuerza de tesón por sus antecesores. De alguna forma habían metido ese “aprendizaje” en sus genes, en su “genoma” pues ahora, por medio a éstos, heredarían sus descendientes esta condición “estructural”.

Pienso también en los estudios rumanos sobre el tamaño de las generaciones anteriores, que eran más pequeños que las generaciones presentes. En la actualidad los rumanos son más grandes por-que sus padres también lo fueron.


Aquí resalta la tesis rusa materialista dialéctica: “Toda estructura tiene una función, así como toda función influye sobre la estructura”. Estructura y Función forman una unidad dialéctica, la una, in- fluye en la otra y la otra, en la una.


Los hermanos rusos Servetsov, biólogos y embriólogos así como el inmenso Oparin, que a partir de sustancias inorgánicas hizo en su laboratorio una sustancia orgánica que es la base de la materia viva (protoplasma de la célula), aportaron grandemente al tema de la herencia y la evolución de las formas vivientes en el planeta. Ellos completaron a Lamarck y “limpiaron” su teoría del idealis-mo que la inutilizaba, mostrando una concepción objetiva materialista en la relación existente entre la herencia y el medio ambiente.
El lunes 9 de septiembre 2013 una de mis alumnas más inteligentes, Alejandra Mateo Báez, hizo una intervención. Les había estado hablando sobre Inmunología y la “memoria” que tienen ciertas células del sistema inmunológico como los linfocitos “B” que al atrapar un antígeno (una bacteria por ejemplo) no sólo crean un anticuerpo especifico para esa bacteria sino que al mismo tiempo crean una “clona” (un “clon”) que recordará durante toda su vida al “antígeno específico” que la célula que le dio origen acababa de destruir. “Aprendió” y “recordaría” que a ese antígeno había que destruirlo cada vez que intentara entrar a nuestro organismo desde el exterior” no importan-do el tiempo transcurrido.


Un día llegué a la conclusión que no sólo las células nerviosas (el cerebro, órgano dirigente del cuerpo) tenían “memoria”. Se lo comuniqué a mis alumnos. No sabía yo –nunca lo sospeché- que pudiera prender en alguien tan relativamente rápido. Ahora veo que siempre la “idea” de un profesor puede prender en alguien del grupo con mayor o menor celeridad. Esta vez había prendido en Alejandra Mateo Báez, observadora, disciplinada, algo tímida, despierta, inteligente, que siem-pre preguntaba y hacía comentarios muy racionales.


Cómo demonio se pasaba a un organismo una “información”, una “cosa aprendida” en su medio ambiente, específicamente a sus “genes”, para ser transmitida a su descendencia como “nueva cualidad adquirida”, como “nueva función”? Lamarck ya lo había planteado pero sin llegar más allá de la suposición. No importaba que ese organismo fuera unicelular, como cualquier protozoa-rio (ameba, giardia, toxoplasma, balantidium coli) o que fuera un organismo pluricelular como el Hombre (Homo-sapiens).


La tesis (comentario) de Alejandra fue “la memoria celular”, de la que les había hablado a propósi-to de los linfocitos “B” y sus “clones”. Alejandra estuvo brillante en su reflexión. Creo con ella, que la “memoria celular” es la clave. El “eslabón perdido” de Carlos Darwin. De nuevo la Filosofía Mate rialista Dialéctica Rusa tenía razón: “La Función, modifica la Estructura y la Estructura la Función”. Toda determinada estructura, tiene una determinada función. Pero la “función” en nuestro orga-nismo es “el trabajo” de cada célula organizada en tejido, en órgano, en sistema de órganos que forman los niveles estructurales de nuestro cuerpo. Y “el trabajo”, modifica con el tiempo o pue-modificar la “estructura” de nuestro cuerpo.


Federico Engels sostiene que “la mano, es el órgano de trabajo del organismo y fue lo que desarro-lló al cerebro” . Fue lo que transformó definitivamente “al mono en Hombre”. Eso sostiene el filó-sofo Federico Engels.


“Todo fluye”, “todo vive cambiando” enseñaba a su vez desde la Antigua Grecia el viejo filósofo Heráclito. Y Demócrito, desde la misma antigüedad enseñaba que “todo lo que existe es Materia o proviene de la Materia”. Más tarde y cercano a nuestros días (siglo XVIII), Lavoisier el francés del período de la Iluminación francesa defendió con razón: “En la Naturaleza, nada se crea, nada se pierde, todo se transforma”. Hasta el Amor, cualquier tipo de Amor agregamos nosotros, proviene de la Materia. ¡Y también puede transformarse para bien o para mal! . De esa materia atormenta-da que nos cantara el poeta Walt Whitman, “el arquitecto de América”. Tenía razón Carlos Marx: “Los griegos, seguirán siendo por siempre, nuestros maestros”.

(*) Cirujano General y profesor universitario de Ciencias Morfológicas de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) Centro San Juan de la Maguana.