Buscar este blog

lunes, 22 de abril de 2019

El Maestro en Perspectiva




Por Roberto Rosado Fernández, Educador

Si se concibe la educación como “ un proceso integral y permanente que hace posible la formación de personas criticas, analíticas, activas, innovadoras y responsables, capaces de contribuir a la construcción del país y de la sociedad”, habrá de entenderse que ésta no puede ser memorística, ni mecanicista sino que debe contribuir a promover y lograr aprendizajes significativos con los que se consiga la adquisición de herramientas teóricas ,prácticas y tecnológicas que ayuden, a su vez, a comprender y transformar, tanto a las personas, como el medio en que éste se desenvuelve, con el propósito de transformar la educación, la cultura y la propia sociedad. En esta acción queda comprometido el Estado, la sociedad y la familia.
La educación es fundamental para el desarrollo individual, social y productivo y las personas, en la medida en que adquieren capacidades y competencias de aprendizaje, son consideradas factores claves y determinantes, tanto para su desarrollo personal como colectivo.
El educador, en ese contexto, juega un papel preponderante no solo en la medida en que se prepara para educar, sino en la medida en que se fortalece intelectualmente cuando educa. Tanto el educador como el educando según Freire, “son a su vez, educando y educador en un proceso dialéctico”. Ambos, agrega “, se transforman en sujetos centrales del proceso en un crecimiento mutuo, aquí la autoridad requiere estar al servicio siendo con las libertades y en ningún caso contra ellas”.
K.D Ushinski, hablando acerca de la autoridad pedagógica refiere,” La autoridad del maestro es su status moral en el colectivo de alumnos y colegas, es una forma peculiar de disciplina, con cuya ayuda el maestro autoritario y respetable regula la conducta de los educandos e influye sobre sus convicciones.” Y agrega “La autoridad debe ser analizada también como forma de manifestación de las relaciones psicológico-morales del maestro con el colectivo pedagógico y los padres. Ella depende de todo el conjunto de cualidades personales y profesionales del pedagogo y de su actitud hacia los valores sociales”.
Un complemento adecuado para adecuar estos aprendizajes es las instituciones que existen en la localidad donde le corresponde aplicar los conocimientos adquiridos, involucrarlos en los quehaceres de la escuela, en el análisis de su problemática para aumentar su responsabilidad como sujeto y convertirlos en parte decisoria en los asuntos relacionados con la toma de decisiones a favor de la localidad y de la escuela.
Con ello se fortalece la democracia y se crea, en ese ambiente de participación, la posibilidad de la satisfacción y la oportunidad de hacer de la escuela un instrumento idóneo para formar hombres capaces de involucrarse en el necesario proceso de transformación de la sociedad, y, el maestro el impulsor de las acciones que deben aplicarse para conseguirlo.

lunes, 8 de abril de 2019

FRONTERA UNA RAPSODIA EN GRIS



GINA MEDINA FARIAS, M.A


El arte en sentido general, es el lenguaje simbólico en que todo artista ha elevado su voz a través del tiempo  con sorprendentes ideas, fantasías, comentarios, denuncias satíricas, revelaciones personales ya sea plasmado en piedra, lienzos, en letras o sencillamente en combinaciones de sonido y tiempo, logrando llevar así una comprensión mayor de la conducta humana en el contexto histórico en que este se ha desarrollado.


La fuente del poder creador del hombre se manifiesta cuando este de la nada concibe un pensamiento, engendra esa semilla logrando proyectar en imágenes sus ideas, su cosmovisión de acuerdo al código de valores en que se encuentre basamentado su universo.
Por lo tanto resulta ser algo sine quanon, convirtiéndose en cuasi obligatorio, que los artistas dentro de sus diferentes áreas, al trabajar en un tiempo y espacio específico,  compartan una herencia sociocultural llena de préstamos étnicos, de los bienes tangibles e intangibles, donde en consecuencia todos tendrán un punto común de partida.  
Esto nos lleva a teorizar que tanto en las artes como en la política existen personas conservadoras que tratan de resguardar a capa y espada los valores tradicionales mientras que los individuos que son liberales y progresista se preocupan mayormente por el vanguardismo adelantándose a realizaciones posteriores trillando un camino escabroso y poco seguro pero muy revelador de ese posible futuro. 
Desde que contemple la obra Frontera de Luis León Medina, me di cuenta de que me encontraba  ante un artista ecléctico.  Siendo revelado por los sistemas de valores y cosmogonía empleados, coexistiendo este en una característica muy particular debido a su herencia tanto genética como histórica.  Al mismo tiempo se percibe un artista vanguardista que se ha revelado contra lo establecido revalorizando así y reescribiendo la historia desde las cerdas de su pincel y de la sinfonía de colores que emplea en su paleta.
En una primera mirada, me quede absorta iniciando como siempre  una mirada holística de ella en donde sus elementos cobraban vida ante mis ojos.  Unas letras danzarinas bailoteaban en mi cerebro susurrando las palabras frontera rapsodia en gris y en fracciones de segundos hizo una serie de conexiones trasladándome a un mundo paralelo donde en una alegoría podían converger los griegos recitando libremente los poemas épicos de Homero y los dominicanos cantando las gestas a la patria.
Dando un salto cuántico a un mundo mágico en donde una paleta de colores fríos me llevaba de la mano a las brumas de un pasado, en donde las volutas del tiempo quieren desvanecer una historia escrita con sangre catapultándome hacia un futuro incierto casi apocalíptico.
Una segunda mirada me ha hecho hacer una especie de exegesis que en verdad quiero ver esta obra con los sentidos del artista.  Siento como si entrara bajo su epidermis y trato de ver con sus ojos  como estos trazos suavizados por las crines del pincel me llevan al ethos del alma del autor logrando desnudar lo que su subconsciente quiere revelar. 
Luis León nace precisamente en el centro de Babeque, la amada Quisquella, en el cacicazgo de la Cacica Anacaona la reina del Maguana,  en donde la provincia de San Juan, fue testigo de una de las batallas más sangrientas que cerró con broche de oro la independencia y soberanía nacional, donde el General Cabral combatió cuerpo a cuerpo con Anthony Pierre, el temido duque de tiburón y en una decisiva maniobra de su espada cerceno su cabeza cubriéndose de sangre y gloria la historia dominicana.   Y precisamente, es esta carga genética ancestral en donde al artista se le hace imposible abstraerse de ella y en donde es ella quien cobrando vida hace las conexiones que necesita para encontrarse con parte de sus raíces.
Si observamos el lienzo, vamos a ver en primer plano unos postes de cemento que a mi entender pueden representar la herencia del General Gregorio Luperón, el centinela de la frontera, haciéndole un llamado a los hombres de la Republica Dominicana donde nos insta a estar en estado de alerta por lo que pudiera ocurrir en un futuro cercano.
El alambre de púas, nos dice que existen unas barreras que van más allá del idioma encontrándose en todas las dimensiones: sociales, económicas y trascendentes que siempre chocaran con los valores bien profundos y arraigados que se encuentran en el corazón del verdadero dominicano.
Si profundizamos en el cuadro, vamos a notar que estos elementos se pierden en la bruma gris de la conciencia llevándonos a recordar que esta es una lucha antagónica y sobre todo vieja, que si resquebramos la niebla espesa que trata de hacernos olvidar esos años de esclavitud y sometimiento, esta obra nos insta a que releamos y estudiemos a fondo dichos conflictos ya que el individuo que no conoce sus raíces tiene tendencia a repetir los errores de sus antepasados y por ende no tiene sentido de pertenencia ya que ha ido perdiendo su identidad.
La paleta se tiñe de rojo, que es en donde el artista nos recuerda, que esta pseudo libertad ha sido producto de la sangre derramada por miles de dominicanos que creyeron en un proyecto de nación y que lo dieron todo por defender con dientes y uñas el derecho inalienable de ser hombres libres con una verdadera libertad de expresión.
El letrero de la Constitución, roto en el suelo, con forma de pala recolectora de basura, nos pone de frente a la realidad que nos enfrenta como una bomba que puede explotar en nuestras manos, si nuestros hombres y mujeres que han sido nombrados por el pueblo para defender y preservar lo que en diferentes etapas históricas nos ha tocado vivir, es el mismo pueblo quien se encargara de castigarlos porque aunque los ingratos no tienen memoria, la sociedad sí. 
Ya lo dijo el Presidente Joaquín Balaguer hace varias décadas: la Constitución de la Republica es un pedazo de papel………Pero yo, como mujer nacida y criada en este terruño formada bajo los valores y los símbolos de la Patria Dominicana que tanta sangre le ha costado por mantener su soberanía, me identifico a una con esta magnífica obra del gran pintor dominicano Luis León y junto con los últimos trazos que representa su pincel pongo con toda mi alma mi nombre al lado de  la firma de él.  



lunes, 4 de marzo de 2019

SANCHEZ, PROCER DOMINICANO





        ROBERTO ROSADO FERNÁNDEZ, EDUCADOR.
        A  Sánchez hay que considerarlo “figura procera de la nacionalidad”. De primera magnitud. Puntal de cada proceso para forjar la nación luego de asimilar el ideal Duartiano y asumir los compromisos contenidos en el “Juramento de Los Trinitarios” a pesar de que no estuvo presente en ese memorable momento, el 16 de julio de 1838.
       En el nacimiento de la República, en 1844, se distingue por su entereza, su militancia, su apego al ideal de su maestro, por ello le corresponde “armar” el proyecto de nación del sector liberal del 1844 y consensuar con el sector conservador para hacer posible la nación, a pesar de las visibles diferencias que sostenía con el grupo que comandaba Tomás Bobadilla, Pedro Santana y Buenaventura Báez.
      Su capacidad organizativa le permitió asumir la honrosa responsabilidad de” vincular el pensamiento nacionalista con la práctica real y realizar acciones concretas para articular e integrar fuerzas sociales a los fines  de proclamar la independencia nacional y crear la República aquel 27 de febrero del año 1844. Una muestra de esta aseveración  es la redacción del Manifiesto del 16 de enero de 1844.y, uno de sus mentores.
     Cada vez que pudo evadir la persecución de sus contrarios buscaba la forma de llegar hasta las masas para motivar y activar su lucha y así cumplir con el mandato del ideal Trinitario, asumido convencido de su viabilidad para la creación de la nación.
     Es, en ese trajinar patriótico y comprometido  con esa causa, sin importarle el andar de las fuerzas enemigas, quien ejecuta el GOLPE DE ESTADO del 9 de junio del año 1844, que desplaza la Junta Central Gubernativa, controlada por los Conservadores, en la persona de Tomás Bobadilla, quedando como presidente de la misma. Mella proclamó a Duarte desde el Cibao, presidente de la República, facilitando con ello la llegada de Pedro Santana y su ejército  acaudillado a la capital sin que, el ejército que bajo las órdenes  Sánchez, le hiciera resistencia.
   En esta circunstancia  los Conservadores reasumen el poder, el 12 de julio del año 1844, declaran a los Trinitarios traidores a la patria, se preparan para la creación  de una constitución que legitimara sus acciones despóticas y caudillista,  encestando un duro golpe a las ideas liberales que con tanto afán y heroísmo defendieron los Trinitarios bajo los ideales del prócer Juan Pablo Duarte.
    Diez y siete años después, 1861, Santana cumple sus deseos y el anhelo de los Conservadores, proclama la Anexión a  España en la que considera, “un error haber salido de la Madre Patria en 1821, porque ella nos da la libertad natural y aleja para siempre la posibilidad de perderla” (PROCLAMA DE ANEXION POR SANTANA1861).
  Sánchez es de los primeros en denunciar este hecho como un, “crimen de lesa patria, un acto de enajenación a la soberanía de la nación, un acto despótico, de tiranía, tronchador de la libertad y de muerte de la patria” (MANIFIESTO DE SANCHEZ 1861).
   En su férrea defensa llama al pueblo “a las armas” para romper las cadenas del despotismo y recuperar el concepto de nación concebido en el ideario de Duarte y el compromiso de hacerlo como se firmó en el Juramento  de los Trinitarios. Este hecho lo define como el más ferviente continuador  del ideal Duartiano y merecedor de la distinción que lo declara como uno de los Padres de la Patria, junto a Mella y Duarte.
   La frase de que “nuestra patria ha de ser libre, soberana e independiente o  se hunde la Isla”, la asumió como el que más a los fines de recuperar la soberanía perdida y concibió como la parte indispensable del proyecto que encabezó Duarte, como parte del nacionalismo que defendió con su sangre y que lo catapulta como antiimperialista consagrado.
    Considera esta acción como “deber sagrado”, para la cual ofrendó su vida, señalando “yo soy la bandera  nacional”, asumiendo la culpa de sus acompañantes, aportando la sangre de “los Sánchez”, una vez más, con la intención de salvarlos , sin lograrlo.( Así es el Despotismo y la Tiranía)
    Su muerte, y la de sus compañeros en un acto grosero y sin escrúpulos de Pedro Santana y el Conservadurismo dominante, hizo posible que dos años  después, un puñado de hombres dominicanos, abrazados del liberalismo, encabezados por Polanco, Espaillat, Luperón, entre otros, lograran entre 1863 y 1865, devolver a la República  su condición de País libre, soberano e independiente, lo que ha creado el paradigma, defendido por muchos cientistas de las Ciencias Sociales, de que esta fue “ la verdadera Independencia, la verdadera República”.



lunes, 18 de febrero de 2019

RECORRIDO HACIA LA CREACIÓN DE LA REPÚBLICA.


Roberto Rosado Fernández, Educador.

       El Sermón de Montesinos, leído por éste durante el Virreinato de Diego Colón en 1511, señala, “Este mensaje es nada menos que hacerles saber que todos ustedes están en pecado mortal, y en él están viviendo y así morirán, por la crueldad y tiranía con que maltratan a estas inocentes gentes.” La consecuencia inmediata de este Sermón, considerado como la primera protesta escrita que se hizo contra el invasor Español fue la creación de Las Leyes de Burgos cuyo contenido buscaba” proteger a los indios”, tarea que jamás se cumplió, pues para 1518 hubo que traerse negros desde África para tener mano de obra esclava, por el exterminio acelerado a que fueron sometidos los nativos.
     En 1821, en el Manifiesto de Declaratoria de Independencia del Pueblo Dominicano, Núñez de Cáceres señala, “ De todo nos ha despojado la España, pero nos queda el honor y fortaleza de nuestros padres”, y , agrega, “ Sabemos con evidente certeza que los hombres renunciaron la independencia del estado natural para entrar en una sociedad civil que les afiance de un modo estable y permanente la vida, la propiedad y la libertad que son los tres principales bienes en qué consiste la felicidad de las naciones”.
    Este deseo se tronchó con la presencia del  intruso haitiano encabezado por Boyer, en nombre de la consigna de que “La Isla es una e indivisible”, tal y como dijo en carta dirigida a Núñez de Cáceres y que venía con “fuerzas imponentes” para imponerlo.
     Ya en el marco de la presencia haitiana en esta parte de la Isla, y, dada  la paridad económica lograda por sectores económicos locales, José María Serra  inicia, a principios de la década de 1830, una campaña que promovía  la imperiosa necesidad de “salir del yugo haitiano” con el uso de panfletos que distribuía casa por casa.
    El regreso de Duarte de Europa, aglutinó a los jóvenes reuniéndolos en su propia casa, enseñándoles ideas liberales, arte, ciencias políticas, así como enviándole  al ejército para aprender  estrategia militar, como única  forma de expulsar  a los intrusos de esta parte del territorio.
     Con ellos creó” La Trinitaria”, instrumento político que tenía como función principal la creación de una nación libre , soberana e independiente de toda injerencia extranjera que se llamará Republica Dominicana ,con el lema de Dios, Patria y Libertad, con bandera y escudo, así como otros instrumentos organizativos y culturales que promovieran ese ideal( Dramática y Filantrópica).
     Se destaca, en el Juramento, el apego a la fe cristiana, el concepto de nación y el compromiso de salir de los haitianos, aunque para ello deban “ofrendar sus vidas, si fuere necesario y el perjurio y la traición si los vende”.
     En base a ese escenario, el teatro, el drama y las tareas organizativas en secreto se convirtieron en el diario accionar de todos los integrantes de “La Trinitaria”.
      El escenario de 1843, en que los haitianos se apresuraban para salir del gobierno de Boyer, fue aprovechado por Duarte  para ayudar a su derrocamiento bajo  el compromiso de convocar elecciones Municipales y Congresuales donde participen Los Trinitarios como fuerza política.
      Su exitosa participación los sacó al escenario público provocando la persecución del nuevo gobierno de Haití, Charles Herard, desarticulando el movimiento, llevando unos al exilio y, apresando a otros.
       Sánchez pudo escabullirse y evadir la persecución  logrando reagrupar a los  trinitarios e iniciar esfuerzos por lograr salir de los haitianos y cumplir  con los postulados Duartiano de crear  una nación libre, soberana e independiente de todo poder extraño.
       Informado de los aprestos de los  conservadores con el Cónsul Francés Levasseur, el Manifiesto con ellos, entendiendo que “las principales y más ricas familias, el talento, las riquezas, el comercio y la agricultura, alejó  de su Consejo y de los principales empleos a los hombres que hubieran podido representar los derechos de sus conciudadanos, pedir el remedio  de los males y manifestar las verdaderas exigencias de la patria”.
        Boyer “trató a los habitantes peor que a un pueblo conquistado a la fuerza, les exprimió el jugo, sacando cuanto beneficio pudo para saciar su codicia y la de los suyos, hizo esclavos en nombre de la libertad, les obligo a pagar una deuda que no habían contraído”, y, agrega” ninguna obligación tenemos para quien no nos da los medios de cumplirlas”. “A la unión nos convoca el interés nacional, y no hay un solo dominicano que no exclame con entusiasmo: SEPARACIÓN, DIOS, PATRIA Y LIBERTAD”.
       Así se proclamó la República el 27 de febrero de 1844 con esta controversia entre liberales, que creían en una República libre y soberana, y, los conservadores, que buscaban la SEPARACION y arrimarla a cualquier otra nación poderosa.
       El interés separatista de los conservadores se impuso y por ello las riendas de la naciente República quedó en sus manos desde donde, a través de Santana, Bobadilla y Báez intentaron entregarla a Francia y a otras naciones, obteniendo finalmente éxito con España en 1861 siendo rechazado por Sánchez y sus compañeros, luego Polanco, Espaillat, Meriño, Rodríguez, Luperón y otros distinguidos patriotas lograron crear, mediante LA GUERRA RESTAURADORA 1863-1865, LO QUE MUCHOS CIENTISTAS SOCIALES llaman LA VERDADERA INDEPENDENCIA, donde se aplicó el pensamiento y el ideal de Juan Pablo Duarte y Diez.
      Habrá de enseñarse de esta manera en todas las Escuelas para tener una idea clara de estos procesos. A ESO ASPIRO.