Buscar este blog

lunes, 17 de septiembre de 2018

"DÍA MUNDIAL PARA LA PRESERVACIÓN DE LA CAPA DE OZONO".



                
Por: Ing. José  Moreta

Este es un día de reflexión para tomar conciencia  de los graves daños que a nivel planetario  hemos venido produciendo a la Capa de Ozono, única protección a las radiaciones nocivas de los rayos solares  que tiene  la tierra y los seres vivientes.

Han sido las naciones ricas las que más han contribuido a este gran desastre que amenaza de manera sistemática  e insoslayable  a la humanidad. Son los efectos del “Cambio Climático”. Es por esta causa que el clima se muestra inclemente y la humanidad cada vez más vulnerable a los efectos dañinos que como consecuencia  producen las lluvias incontroladas, ciclones, inundaciones y también la otra faceta delo mismo problema: inclementes sequías prolongadas  y fuegos devastadores e incontrolables con pérdidas de masas boscosas.

 Se recuerda que  195 países en todo el mundo firmaron,  en la sede de las  Organización de las Naciones Unidas, el Acuerdo  Climático Global firmado  en París en 2015, entre ellos la República Dominicana que lo asumió en 2016   para bajar el efecto invernadero  y disminuir  la temperatura del planeta del planeta. Estos países se comprometieron  en el marco del acuerdo a desarrollar políticas y estrategias para revertir el problema pero sobre los países ricos, que en gran medida han sido causante del problema, a aportar los fondos que ya antes habían prometido. 

He leído  un artículo en el   The New York Times Internacional (Listín Diario),  que los países ricos “Incumplen promesas climáticas”…que…. “Los países pobres aún esperan el dinero prometido”. En  este sentido y como ejemplo y motivo de   estos fracasos se señalan  la decisión del Presidente de los Estados Unidos Donald J. Trump de retirar,  el pasado año, los 2 mil millones de dólares en asistencia que había prometido. Son los países subdesarrollados como el nuestro los que sufren decisiones de esta naturaleza.  

Nuestra opinión, en este “Día Internacional para la Preservación del Cambio Climático”, sobre los peligros que este problema ya acarrea en la agropecuaria nacional y otros ámbitos, es de seguir aplicando las políticas y estrategias para atenuar y/o revertir los daños previsibles. Que seamos previsores y hagamos todo lo necesario   para mantener nuestra oferta de rubros  agrícolas y pecuarios que son la seguridad alimentaria del pueblo dominicano.
   

viernes, 14 de septiembre de 2018

Rafael Pineda

Rafael Pineda
Nació el 28 de diciembre de 1949 en el paraje El Corozo y desde muy niño se trasladó a San Juan de la Maguana y actualmente reside en Uruguay. Su nombre completo es Rafael Emilio Reyes Pineda.
Poeta, ensayista, narrador, gestor cultural y diplomático. Ha sido Director Regional del Consejo Presidencial de Cultura; Director General del Sistema de Casas de Cultura del Ministerio de Cultura; Profesor de la Escuela de Bellas Artes de San Juan de la Maguana y del colegio Lucill Ruth y es Ministro Consejero de la Embajada Dominicana en Uruguay.
En el haber bibliográfico de Rafael Pineda se encuentran los siguientes títulos: “Corazones Golpeados”(poesía); “Historia del Amor como Forma de Salvar la Vida” (poesía); “Diario de Una prisión en Chile” (relato testimonial); “Batalla de Santomé, Causas y Consecuencias” (ensayo); “Las Mariposas de San Juan” (poesía); “Con la Boca Llena de Hormigas” (novela); “El general Cabral y la Guerra Patria, Santomé 1855” (ensayo); “No Siempre el Café está Caliente” (poesía) y “Preguntas de un Estudiante que Lee” (poesía). Su obra ha sido recogida por importantes antologías, revistas y periódicos hispanoamericanos.
Ha dictado importantes conferencias magistrales, tanto en el país como en el extranjero, entre las que podemos resaltar las ofrecidas en la Universidad de Puerto Rico; Universidad Taochum de la Republica de Taiwan; Casa del Escritor en Uruguay; Encuentro de Poetas y Narradores de Dos Orillas también en Uruguay; a si como en Clubes deportivos, culturales, de servicio y en el Proyecto Cultural Sur-San Juan en República Dominicana; además en escuelas, liceos públicos y privados de Uruguay.
Rafael Pineda forma parte de varios grupos literarios, entre los cuales podemos mencionar ser miembro del Proyecto Cultural Sur Internacional, La Casa del Escritor del Uruguay, Sociedad de Escritores de Chile, Taller de Poesía y Música de la Universidad de la República de Uruguay.
El crítico Ricardo Pallares considera que, salvadas las distancias y las diferencias, el de Rafael Pineda es un caso ligeramente opuesto al de Saúl Ibargoyen, a quien hoy ya se lo considera poeta uruguayo-mexicano tras larga residencia y numerosas publicaciones en el país que le dio asilo. Pineda da curso a una obra en la que se producen progresivas articulaciones integradoras con elementos de la cultura rioplatense y, en general, del Cono Sur. Ibargoyen en cambio parece haber profundizado un aspecto universalista vinculado a su milicia del decir y a la acción política emancipadora. Por estas razones su escritura permite dar cauce a lo subjetivo y expandir el lirismo sin apartarse de los correlatos objetivos e históricos relativos a su país y a Latinoamérica.
El escritor chileno Theodoro Elssaca estima que Rafael Pineda escribe con la herida abierta en su pecho, contra la amnesia. Herida que aún sangra y que no cierra. Trágica experiencia de vida que nos entrega como un regalo de recóndita reflexión en nuestro camino. Exhortación que busca con ardor en la escritura y en el amor, la redención del agobio y los dolores más humanos, para renacer con la mirada limpia y enfrentar al mundo desde la fortaleza espiritual que hoy lo impulsa.
Finalmente el poeta, lingüista y académico Odalís Pérez afirma que, Rafael Pineda ha sido un activista cultural comprometido, asumiendo ese compromiso que en los años 70 implicaba perder la vida, implicaba ganarse una cárcel gratuitamente, además de los consiguientes garrotazos y palos en la calle, donde la gente que protestaba podía también sentirlo y exigir su libertad. Es el momento en el que, comprometido con la acción revolucionaria de los años 70 hasta hoy, acentúa mediante la literatura su identidad como visión, raíz y pensamiento.
Concluyo esta entrega de TRAYECTORIAS LITERARIAS DOMINICANAS con un fragmento de un poema de Rafael Pineda:
Nada nuevo hay bajo el sol
Lo único autentico
lo único bello y sublime
fue lo que vivimos aquel tiempo de imaginación
cuando conceptuábamos
discutiendo los poemas de Pedro Mir
releyendo el libro inédito de Cassandro Fortuna
desmontando los problemas del mundo
desbordando nuestra realidad
Abatíamos el cansancio escuchando
el concierto para piano y orquesta de Tchaikovski
repasando los cuentos de Juan Bosch
el poema que te escribí en San Juan el día del espíritu santo
y lo más importante de todo en el universo:
El universo mismo
Nuestra patria
Nuestros hijos.

Trayectoria Cultural
Por Ramón Saba

lunes, 10 de septiembre de 2018

UN OXIGENO MAS DOS HIDROGENO

Americo Valenzuela g.
1
*

Su Residencia es el Valle del Maguana, él eligió allí entre distintas montañas aquella más aproximada a la Cueva de Seboruco, en el vecino recinto que adorna el Salto del Colibri, su esencia creando una bella aura enraizada en lo recóndito convive dentro y fuera de otra cueva, en ella se resguarda y mora el Fragmento de Sol y Kulti-Umi. El Indio Kauni es el Custodio del Sendero que conduce a este extraño lugar. Es necesario vadear múltiples obstáculos para acercarse, pero aquellos quienes logran penetrar el bosque de montaña y vencer los despeñaderos ganan el prestigio de tocar para anunciarse, el Tambor de la Tierra, colgado sobre una rama de Guayacán con fines ya renombrados. Los Aborígenes notaron un cambio en su ritmo, observando los continuos y permanentes danzantes y ondulantes vaivenes lo creyeron inquieto, deseoso de desatar sus fuerzas y hacer cantar las hojas y los palos de las guácimas. Solo él conocía las razones de su ímpetu por realizar cosas en el momento justo y en el tiempo preciso, en el día y a la hora adecuada. Llevaba cientos de años esperando una señal, y había llegado. Cumpliendo un mandato antiguo, Ilkina-Ir se introdujo en el vientre de la tierra, expandió brazos y manos hacia el infinito, y cargadas de energías renovadoras las trajo al mundo con el propósito de que la vida se tornara alegre e infinita.
Ilkina-Ir fue directo al antiguo ritual de los aborígenes tainos, primero eligió y luego con sus propias manos tomó un volumen considerable
del mejor barro que existía en una mina a cielo abierto, sobre ese polvo rojizo previamente seleccionado lanzo un escupitajo, lo empapó de saliva creada con una especie de rocío, amasó la materia humedecida, acercó sus labios a la mezcla procediendo a pronunciar sobre la misma un acertijo de palabras sagradas tan solo por él conocidas. Y después de estar seguro de haber creado esa alma, procedió a dividir el contenido formando distintos tipos de figuras piramidales truncas y puntiagudas incluso con topes circulares, pentagonales, sexagonales y octagonales, y fue colocándolas sobre la piel de la tierra, especialmente sobre las regiones donde existen órganos internos, cada forma piramidal se correspondía con la forma del órgano beneficiario, con el orden numérico de los órganos, cada figura geométrica creada por Ilkina-Ir se correspondía con una clave o nota musical, un número, un color, una letra alfabética, y literalmente embardunó de la sustancia sanadora y rejuvenecedora las zonas claves correspondientes a órganos vitales de la esfera planetaria. Buscando asegurar el flujo de energías que él deseaba atraer e inyectar al mundo, Ilkina-Ir colocó cada pirámide en posición correspondiente a la línea de fuerza del tránsito luminoso de las fases solares y lunares. Y el tiempo elegido para ir colocando las pirámides en cada región se correspondió con las 4 estaciones del año, y con la incidencia de los dos hemisferios. Cada una de ellas es un recinto de esencias de la tierra, del sol, y de la luna. Introdujo en la tierra sus manos suavecísimas que todos recordamos que son de oxígeno acompañadas de hidrogeno, con ellas lavó y purificó el corazón y los pulmones del mundo, la lengua, los ojos, renovó la raíz de las cabelleras que por cierto llevan asida una Pluma Multicolor como decoración de honor otorgado por las Tribus de los Indígenas Tainos, los cuales la honraron por sus dotes artísticos colocándole esa Pluma entre su trenzado pelo. Ocurrió ese momento en que las
Tribus del Maguana habían decidido honrar al mundo, en cada vivienda, cada familia, dedicó 36 meses de 28 días, es decir 208 semanas, a recolectar plumas de distintos tipos de aves. Las almacenaron en las casas, una habitación solo para almacenar plumas, dentro de costales fabricados con fibras de hojas de cabuya las fueron almacenando una tras la otra. Y llegado el momento, el colectivo tomó sobre sus hombros los costales llenos de plumas, marchando hacia la parte alta, al Cerro cuyas plantas en conjunto formaban una línea de pelo trenzado de la tierra, Niños, Mujeres, y Hombres de distintas edades, fueron amarrando con cáñamo fino y resistente entre diez y quince plumas a estos arbustos y plantas sin importar los colores ni las dimensiones. El Área de la gran pluma de la tierra estaba previamente marcada: 700 metros de longitud por 200 metros de ancho. Y un tallo central color blanco. Luego Ilkina-Ir se fue al torrente sanguíneo y pasó a oxigenar la masa encefálica, limpiando los riñones, el esófago, descongestionando las vías respiratorias, liberando al estómago, energizando al páncreas, las bilis, el coxis, rejuveneciendo el cuerpo óseo, restaurando la memoria ancestral del planeta tierra.

lunes, 3 de septiembre de 2018

No olvidar la Batalla de la Estrelleta



    Roberto Rosado Fernández, educador

    Proclamada la independencia el 27 de febrero de 1844 y habiéndose constituido en nación la otrora Colonia Española, Francesa y Haitiana,, los de Haití no quisieron asumir la derrota, respondiendo con armas en la mano y ejército bien entrenado con la finalidad de recuperar el territorio de la Isla que ocuparon durante 22 años(1822-1844).
   Pero aquí se tenía bien claro, sobre todo el sector liberal, de que la separación lograda en contra del pueblo haitiano debía ser definitiva aunque para sostenerla haya que “cooperar con mi persona, vida y bienes y a implantar una República libre, soberana e independiente de toda dominación extranjera” como lo planteaba el Juramento de los Trinitarios.
    Sostenían que “los males de un gobierno deben sufrirse mientras sean soportables”… “y su deber es sacudir el yugo de semejante gobierno y proveer a nuevas garantías, asegurando su estabilidad y su prosperidad futuras” (Manifiesto de los pueblos del este de la Isla  1844)
   Con  esta decisión enfrentó la embestida del gobierno haitiano por volver a controlarnos utilizando su poderío militar como puntal para conseguirlo.
   Pero el convencimiento y el deseo de ser nación los hizo buscar respaldo, hacer alianzas y conseguir recursos para impedir que aquel propósito se convirtiera en patética realidad.
   Esa  decisión hizo que las anteriores batallas, 19 de marzo en Azua, y 30 de marzo en Santiago, entre otras no menos importantes, el valor y el arrojo de las fuerzas militares y populares del pueblo dominicano mostrara, con gallardía de un pueblo heróico , el interés de impedir por cualquier vía la vuelta a la dependencia de los haitianos.
   Una señal poderosa y clara de que lo que se logró el 27 de febrero de 1844 no fue casual sino el resultado del convencimiento que se tenía de defender hasta con la vida la separación, para los conservadores y la independencia pura y simple, para los liberales, lo fueron esas batallas.
   LA  BATALLA DE LA ESTRELLETA forma parte de la insistencia del gobierno haitiano de volver a la jefatura de la parte este de la Isla, la que creían corresponderle desde que en 1795 España cedió a Francia, mediante el Tratado de Basilea, esta parte de la Isla.
    A José Joaquín Puello, trinitario, junto a los Coroneles Bernardino Pérez, Valentín Alcántara y Bernabé Sandoval les tocó comandar con éxito el ejército que el 17 de septiembre de 1845 enfrentó a las tropas haitianas comandadas por los Generales Morisette, Alexis Toussaint y Samedi en la comunidad de Matayaya, Las Matas de Farfán.
   En una avalancha contra el enemigo burlándose de sus balas y metrallas lograron “que los haitianos se alejaran  abandonando pertrechos, artillería, cajas de guerra, fusiles y miles de muertos y heridos”.
    La disciplina, el alto grado de organización que había alcanzado el ejército dominicano se puso de manifiesto en esta batalla logrando con ello un receso prolongado para volver a intentar recuperar la dirección  del estado perdido el 27 de febrero de 1844.
   El éxito de esta acción, que culminó después de varias horas en las que “el machete sustituyó la metralla y la ferocidad del zarpazo al fuego vomitado por los fusiles, en nuevos y relampagueantes laureles para las banderas dominicanas, se debió a José Joaquín Puello, quien convirtió esa función de armas en una obra maestra de estrategia, y,  al denuedo, con que los doce batallones que participaron en el encuentro se lanzaron a la muerte y aceptación con fría resolución el sacrificio” (J.G.G).
   Con esta batalla la insistencia de los haitianos de recuperar el terreno perdido se desvanece. El honor de los dominicanos se eleva al punto más alto. Los Trinitarios demuestran que a pesar de la visible contradicción con Santana, para la guerra, era la fuerza determinante, que sin ellos fácilmente haití volvería a ser nuestro verdugo.
   El pago del General Pedro Santana a esas hazañas gloriosas fue el fusilamiento de Antonio Duvergé y José Joaquín Puello por su apego a la idea de que la nación debía ser libre, soberana e independiente de toda nación extranjera como se concibió en el juramento que Duarte y sus compañeros firmaron con su sangre el 16 de julio de 1838.
   La tarea, principalmente de la escuela, es trabajar estos valores con sus alumnos. Discutir estas ideas, llevarlas a la comunidad para que cualquier amenaza que se cierna en el futuro que peligre nuestra condición de República pueda ser enfrentada por toda la población consciente en base a la necesidad de la preservación de nuestra soberanía.
   YO CREO QUE ESTA PARTE CONCIERNE A TODOS Y ESTAMOS OBLIGADOS A HACERLO, O POR LO MENOS INTENTARLO.