Buscar este blog

lunes, 10 de julio de 2017

El Guayacán Dominicano.-



Foto del árbol de Guayacán obtenida en los límites de la comunidad de Guanito, Municipio de San Juan de la Maguana.



José  A. Moreta  P. 
                       
El Guayacán es un árbol maderable de la flora endémica y nativa de la República Dominicana; pertenece a la familia botánica de las Zygophyllaceae distribuida ampliamente en  las  islas caribeñas de  Cuba, La Española, Jamaica y en la costa caribeña de Venezuela y Colombia.


Una apreciable cantidad  del siempre verde y frondoso  árbol de Guayacán, de copa redondeada,  de  vistosas y  hermosas flores amarillas, la observamos  en los límites de la comunidad de Guanito, al norte de la misma, en lo que parece ser una especial zona de vida de la planta. Ha sido una  grata experiencia  ir por nuestros campos sanjuaneros y saber, que a pesar del exterminio a que ha sido sometida la especie, todavía es posible encontrar una apreciable cantidad de estos árboles creciendo libres en la campiña.    
                      

Según los organismos competentes del país, el guayacán está seriamente amenazado y en peligro de extinción en  nuestro territorio. Este árbol,   junto a la caoba, roble, cedro, ébano, la baitoa entre otras, ha sido sometido  históricamente a un irracional  exterminio  debido a su utilización, principalmente, como materia prima en la construcción en sentido general.   


La madera de guayacán,  como la de esas otras especies durante el dominio  colonial español,  recibió una  explotación irracional, cuando era exportada al viejo continente. Esa explotación llega a su nivel crítico en tiempos  modernos  por la falta de protección y  control de la especie (Guaiacum officinale) por parte de  las autoridades, al incrementarse el uso de  su dura madera en la carpintería y la  ebanistería: en la fabricación de pilones,  de mangos de herramientas, ceniceros, camas y tarros. 


 La mejor intención de este escrito es poner en perspectiva la situación del emblemático árbol de guayacán y mostrar  su situación  crítica  de supervivencia. 
LA RESERVA DE GUAYACAN DE GUANITO DEBE SER  PRESERVADA DE LAS MANOS CRIMINALES DE LOS   DEPREDADORES.


2 comentarios:

José Augusto Moreta Pérez dijo...

No omito recordar que las mujeres campesinas en tiempos pretéritos iban al rió a lavar la ropa y usaban las hojas machacadas del Guayacán que servían para estregar y blanquear la ropa .

José Augusto Moreta Pérez dijo...

Como profesional agropecuaria de origen campesino y con largo ejercicio profesional en mi pueblo con práctica de campo en la Regional Agropecuaria Suroeste, nunca vi tantas plantas de Guayacán en tiempos modernos que se preservara en el entorno de la ciudad (sea del propio Guanito y San Juan de la Maguana). Esto sugiere pensar que sus pobladores, en éste caso Guanito propiamente sea dicho, respetan la naturaleza de su entorno y con ello éste hermoso árbol maderable nativo llamado Guayacán.